Reportaje Diario “La Arena”

Diario La Arena, suplemento 1+1. 26 de julio de 2006, Santa Rosa -La Pampa -
 
¿Pueden dibujar los ciegos?
Si un ciego quisiera dibujar, ¿podría hacerlo? Pensando en ellos la profesora Marta Dal Santo inventó un dispositivo especial y ya se ven los primeros resultados. Por si fuera poco, preparo cada color con un aroma y una textura diferente. ¿Qué tal?
 
 

ARTE PARA TODOS

 

¿Pueden dibujar los ciegos?

 “Mi deseo es que todas las personas puedan disfrutar del arte”, sintetizó la profesora Marta Dal Santo, inventora de un dispositivo que permite dibujar a los ciegos. Después de meses de pruebas, fueron muchas las personas que se animaron a dibujar con su innovador invento.

 Marta Dal Santo es profesora de dibujo artístico y ama su profesión. Con la intención de que todos puedan disfrutar tanto del arte como ella, inventó un dispositivo para que las personas ciegas puedan dibujar, pintar y hacer sus propias creaciones.

Su invención consiste en “un tablero que tiene una base de madera y una parte superior hueca, con márgenes superior, inferior y laterales que tienen símbolos”, explicó la autora., que pensó hasta el mínimo detalle del dispositivo. “Se ingresa la hoja de papel vegetal en la que se va a dibujar y se hace un recorrido con las manos por los símbolos que hay en los márgenes: en el centro hay un símbolo mas (+), después una flecha, y hacia los márgenes está el símbolo menos (-). De ésta manera, las flecha indican donde finaliza el margen y asi se puede tener una buena ubicación espacial para saber donde esta el arriba, el abajo, la izquierda y la derecha”, detalla.

Esta explicación que parece compleja se vuelve sencilla  al ver cómo usa el dispositivo Alejandra, una joven de 20 años que es alumna de la Escuela Nº 1 de Ciegos y Disminuidos Visuales. “Me encanta dibujar, me encanta cómo me explican esta técnica y me parece un lindo aprendizaje para mi”, destaca Alejandra, que esta descubriendo el fascinante mundo del arte a partir de este invento.

La joven abrió el dispositivo, colocó el papel vegetal y después hizo un recorrido con sus manos por los márgenes haciendo una lectura de los símbolos que están en relieve: “menos, flecha, más, flecha, menos”.Después tomo una birome sin tinta y comenzó a hacer su dibujo. Primero cuadrados, después tazas y soles. “Ya está”, dijo con enorme satisfacción.

 

Paso a paso. El invento ya fue registrado y su patente esta en tramite en el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial. Ahora, Marta esta escribiendo un libro que explica su método de trabajo.

“Primero comenzamos a trabajar las figuras geométricas, toman un objeto y lo relacionan con la figura geométrica que aprendieron para poder pasar después de la tridimensión a la bidimensión, el dibujo”, explica Dal Santo.

“La imagen es visual. Al tener interrumpido el canal visual, las personas no videntes no tiene imagen previa. Para ellos es un aprendizaje desde cero. La enseñanza es trazo por trazo, figura por figura y después asociación de figura y trazo”, señala Susana Valle, directora de la Escuela de Ciegos, donde la profesora puso a prueba su invento.

Para usar el dispositivo se necesita papel vegetal y una birome sin tinta, que permite darle profundidad al dibujo, de manera que queda en bajo relieve de un lado y en alto relieve del otro. “Mientras una mano dibuja, la otra lee”, indica la inventora.

Para facilitar el aprendizaje de las imágenes, Marta elaboro tarjetas con dibujos simples: una manzana, un sol, una casa, un árbol, un paraguas. Cada ilustración tiene escrito el nombre en Braille para que la persona lea de que objeto se trata a través de la ilustración y del lenguaje en Braille. “Después de las tarjetas pasamos a las láminas, que es la combinación de varios elementos. En un paisaje tenemos un árbol, una casa, una flor, entonces se requiere mas ubicación espacial y proporción. Es un aprendizaje gigantesco”, asegura la inventora.

A medida que la persona va internalizando la imagen, puede comenzar a crear y a disfrutar del dibujo. “Es hermoso ver cómo disfrutan cuando descubren que la línea tiene un sentido y un  significado, que el otro la entiende como la entiendo yo. Comienzan a incorporar elementos a gusto y así pueden hacer una composición artística”, destaca. 

 Prueba. La profesora hizo su invento de manera artesanal con cartón, madera y planchitas de goma eva. Plasmó su creación en tablitas de tres tamaños distintos y en dos atriles de dimensiones mas grandes. Uno de ellos tiene fondo oscuro para que pueda ser usado por personas con resto visual, así utilizan el tacto pero también pueden ver lo que dibujan. El otro atril no tiene fondo para que una mano pueda dibujar adelante y la otra pueda leer la parte de atrás del dibujo.

La profesora probó sus inventos con personas no videntes y con resto visual en forma particular hasta que se planteo la posibilidad de llevarlo a la Escuela de Ciegos de Santa Rosa, donde fue muy bien recibida. “Desde la escuela hace tiempo que tratamos de brindar a los chicos una formación artística, pero no tiene música ni plástica. Por eso cuando vino Marta fue una gran oportunidad. Tenemos plena confianza de que los chicos pueden dibujar, hay que darles el espacio y atender sus posibilidades. Si uno nunca les enseña a dibujar, no van a aprender. Ahora, nuestra ilusión es que todos los chicos puedan tener un momento de la semana para disfrutar de la expresión artística”, destaca la directora de la escuela.

Son dos las alumnas que ya comenzaron a usar el dispositivo para aprender a dibujar. Los resultados han sido muy buenos y cada día que pasa demuestran grandes avances en este camino de descubrir  y disfrutar del arte.

 Aromas en el color. Cuando ya han incorporado los conocimientos para dibujar, la idea es que también puedan pintar. Para eso, Marta preparo cada color con un aroma y una textura diferente. Esencia de limón para el color amarillo,  de frutilla para el rojo, menta para el verde y lavanda para el azul permiten que los ciegos puedan pintar y apreciar una obra a través del olfato. “También a través de las texturas se puede disfrutar, porque un color es mas suave que otro”, indica la profesora, que devela su sueño al inventar el dispositivo: “Yo quiero que el arte no sea exclusivo de algunas personas. Aspiro a que todos puedan disfrutar y crear arte”.